Sanidad pública: un sistema sostenible, de calidad y solidario.

[Crónica] Ya puede llover, tronar, relampaguear o caer chuzos de punta… cuando hay motivos para salir a la calle, se sale, sea domingo por la mañana, haga frío y el radiador de casa se empeñe, tenaz, en querer amarrarnos al sofá. Pese a las condiciones climatológicas poco propicias, más de medio millar de personas se han sumado hoy a la manifestación “Por una Sanidad Pública 100%”, que ha recorrido un breve pero intenso trayecto desde el Parlamento de Andalucía hasta la puerta principal del Hospital Macarena, en Sevilla.

Profesionales del sector (médicos y médicas, personal de enfermería y otras especialidades), usuarios y asociaciones se han congregado con un motivo claro en mente: rechazar los continuos envites que el sistema nacional de salud pública está sufriendo, bajo la excusa de una crisis económica que cada vez se muestra más claramente diseñada en el “laboratorio” de una élite a la que beneficia. El documento entregado al gerente del hospital y otro personal administrativo lo deja bien claro: la supuesta “insostenibilidad” de la sanidad pública es una falacia, una mentira creada por los sucesivos gobiernos nacionales, bajo los dictados de Europa y las élites económicas y con la complicidad de los grandes medios de comunicación. “La estrategia es desprestigiar la sanidad pública para que luego nos lo puedan quitar con menos esfuerzo”, como han incidido los ponentes, entre otros, Bernardo Santos, miembro de la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública, o Luis Silva, enfermero y jefe de Urgencias del Hospital Macarena. Parte de esta estrategia consiste en enfrentar a usuarios con profesionales, como explicaba Rut Suárez, médica de atención primaria, para quien la gestión clínica se hace actualmente con miras al ahorro y no a la calidad del servicio. La escasez de personal provocan una sobrecarga de trabajo para cada médico y ello redunda en una mala imagen del profesional.

Asequible, de calidad y solidaria

La sanidad pública no sólo es asequible (España destina un 7% del PIB en sanidad, frente al 9% de Francia o el 12% de EEUU, paradigma de la privatización del sector), sino que es garantía de calidad en el servicio a los pacientes, de la solidaridad entre los que tienen y los desposeídos y, por encima de todo, un derecho fundamental recogido en el artículo 43 de la Constitución Española y que se ha abierto paso en el país con el esfuerzo, sudor y sangre de nuestras generaciones pasadas.

Argumentos como estos (que se recogen en el dossier entregado a medios y al hospital) fueron abriéndose paso entre la ruidosa lluvia, el filtro de paraguas y el frío que comenzaba a congelar los pies de las asistentes. A los que venían del Parlamento se le sumaron algunos familiares de pacientes que salían del hospital. “Tengo que unirme a la protesta, porque estoy notando los recortes. Hoy no había personal para bañar a mi marido convaleciente y he tenido que hacerlo yo. No me importa, pero no sabía como hacerlo y le hacía daño”, lamentaba una señora que corrió a sumarse a la protesta. Respecto a los grandes dependientes, la marcha también protestaba por el próximo cierre de la Residencia de Mayores de Montequinto, una de las mejores en España para grandes dependientes y cuyo cierre supone la eliminación del 40% de plazas para este tipo de convalecencias.

Con todo ello, la jornada ha servido de pistoletazo de salida para una lucha que se antoja larga y difícil. Los recortes ya son evidentes, la privatización ya ha asomado tras la puerta (ejemplo de ello son las áreas del Aljarafe sevillano que dependen en su totalidad de dos entidades privadas, la organización San Juan de Dios y la empresa Pascual). Más que nunca se hace evidente la necesidad de unión entre profesionales y usuarios, para lo que se ha creado un grupo de trabajo a largo plazo (al que es posible apuntarse indicándolo en el correo sevilla@listas.tomalaplaza.net).

Porque la salud es un derecho y no el negocio de unos pocos. Por una Sanidad Pública 100%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*